Ambos vehículos debutaron en el Salón del Automóvil de Frankfurt (Alemania) como una alternativa para reducir las emisiones de monóxido de carbono, manteniendo la potencia insignia de la marca.