Un estudio de la Universidad de California y la aplicación Cardiogram revela que el smartwatch es capaz de alertar de enfermedades de una forma más eficiente.