Los árbitros están equipados con un TAG Heuer Connected Watch que incluye una aplicación desarrollada por la marca de relojes suizos.