Samsung llega a Tauramena con su Smart School

Escrito por 
Valore este artículo
(0 Votos)

Los niños y jóvenes de la vereda El Raizal se beneficiarán con el aula digital que recibió la Institución Educativa Siglo XXI, tras ser el ganador del Concurso Soluciones para el Futuro 2016.

La construcción de sociedad a través de los valores, el desarrollo y la innovación han sido algunas de las iniciativas de Samsung Colombia en el marco de su compromiso por aportar a la educación de grandes y chicos en el país.

Por esta razón, Samsung cuenta con diversos programas de Responsabilidad social que tienen como fin aportar en los procesos de educación a través dinámicas que forman y preparan mejor a los estudiantes gracias al uso de herramientas tecnológicas que hacen diferentes los procesos de apropiación de conocimientos académicos en el aula e inclusive fuera de ella.

El Samsung Smart School es el primer programa diseñado para implementar aulas de investigación académica mediante el uso de tabletas y otras tecnologías, que incentivan las buenas prácticas pedagógicas para el uso y la apropiación de tecnología en los salones de clase.

Cada dos años, Samsung lleva a cabo el concurso Soluciones para el Futuro, el cual pretende incentivar el trabajo y la investigación de estudiantes en ciencia y tecnología, en la búsqueda de soluciones para sus entornos.

“En Samsung vemos la educación como el motor principal para el desarrollo. Con el programa Soluciones para el Futuro, buscamos interesar a los estudiantes en la ciencia y la tecnología desde temprana edad, para que las usen como herramientas para resolver con ideas innovadoras problemas de su comunidad”, destaca César Muñoz, Gerente Senior de Ciudadanía Corporativa de Samsung Electronics Colombia.

Esta vez, y como resultado del Concurso Soluciones para el Futuro 2016, Samsung hizo entrega a la Institución Educativa Siglo XXI, ubicada en la vereda el Raizal de Tauramena, un aula digital Smart School para incentivar las prácticas, la educación y la formación de estudiantes alrededor de la tecnología como herramienta esencial y motor de desarrollo.

La entrega del aula se da luego de este colegio, representado por el equipo “Los Enérgicos”, fuera el ganador del Concurso Soluciones para el Futuro en la Categoría Juvenil, organizado por Samsung y en alianza con Colciencias.

El aula está dotada de un monitor de 65 pulgadas que funciona a manera de tablero, 40 tabletas Note 10.1 con S-Pen para los alumnos, carro cargador, aire acondicionado, muebles de dotación y ambientación para el salón, puntos de acceso a Internet y la plataforma de gestión escolar Samsung School.

Este grupo de 5 jóvenes propuso una iniciativa de sistemas intercambiadores tierra y aire para mejorar las condiciones climáticas de lugares muy cálidos y/o fríos, mediante el uso tubos para conducir el aire que entre al lugar.

Incentivando la ciencia y tecnología

La convocatoria de Soluciones para el Futuro 2016 reunió a 2.335 estudiantes de 402 instituciones en el país, quienes compitieron planteando soluciones ante problemáticas de su comunidad haciendo uso de la ciencia y la tecnología en torno a temas relacionados con recurso como el agua, la salud y la agricultura.

En la convocatoria participaron 89 trabajos en la categoría infantil (de tercero a quinto de primaria) y 378 en la categoría juvenil (de sexto a noveno de bachillerato) para un total de 467 proyectos de 28 departamentos del país y 402 municipios, de los cuales el 72% fueron de ciudades no principales. Cada equipo estuvo conformado por 5 estudiantes acompañados por un docente y apadrinados por un adulto, como por ejemplo un padre de familia, un líder comunitario, el rector de la institución educativa, entre otros.

“A través esta iniciativa queremos apoyar el esfuerzo del Programa Ondas de Colciencias de promover la ciencia y la tecnología entre los más jóvenes. Con la calidad y nivel de las propuestas que recibimos vemos con claridad el resultado de este esfuerzo”, agregó Muñoz.

El proyecto ganador: Intercambiador: aire de vida

Indagando sobre cómo hacen otras culturas para enfrentar la dificultad de los climas extremos, encontramos una tecnología que tiene dos interpretaciones contrarias: mientras en la región de Provenza en Francia la utilizan para bajar la temperatura en verano, en Canadá la utilizan para subir la temperatura de las habitaciones en el frío invierno. La documentación existente hace alusión a dos nombres de origen: pozos provenzales y pozos canadienses, se nutren de una tecnología en común: sistemas intercambiadores tierra aire.

La teoría indica que se utilizan las propiedades de la energía geotérmica y de ductos susceptibles de ser influenciados por esta energía para enfriar, en un caso y calentar en el otro. El aire que pasa y que viniendo del exterior puede enfriar el aire al interior de las casas.

Esto quiere decir que si se hace una excavación entre dos y cinco metros e instalamos en ella tubos para conducir aire y luego se cubren los tubos con tierra y se inyecta aire por ellos, ese aire se ve afectado por la temperatura que tiene la tierra a esta profundidad que oscila entre 18 y 24 grados. De esa forma, al ingresar ese aire a la casa y mezclarse con el existente, que usualmente está a 28 a 32 grados, baja la temperatura, haciendo agradable el ambiente y propiciando la posibilidad de dormir y descansar o en el salón de clase, de trabajar de forma más cómoda.

Inicie sesión para añadir comentarios

Más en Estilo de Vida