Los desarrolladores para Android deberán seguir cuidadosamente las normas de Google Play para que sus aplicaciones continúen vigentes.

Google limitará el acceso de aplicaciones viejas de Android a aquellas que tengan versiones para el sistema operativo reciente.