Google limitará el acceso de aplicaciones viejas de Android a aquellas que tengan versiones para el sistema operativo reciente.